CCRIF SPC Logo

Now Accepting Applications CCRIF Scholarship Programmes CCRIF Internship Programme CCRIF Small Grants Programme

Islas Turcos y Caicos recibirá US$13.6 millones del CCRIF tras los impactos devastadores del huracán Irma

Gran Caimán, Islas Caimán, 12 de septiembre de 2017 – El CCRIF efectuará pagos por un total de US$29.6 millones a seis gobiernos caribeños afectados por el huracán Irma bajo sus pólizas de ciclón tropical.

El huracán Irma ha activado pagos del CCRIF SPC (anteriormente el Mecanismo de Seguros Contra Riesgos de Catástrofes en el Caribe) por un total de aproximadamente US$29.6 millones a los gobiernos de Antigua y Barbuda, Anguila, San Cristóbal y Nieves, Islas Turcas y Caicos, Haití y Bahamas en sus pólizas de ciclón tropical (CT) que tienen con el CCRIF. Los cálculos preliminares de los pagos para los seis países se muestran en la tabla a continuación y serán recibidos por los países dentro de los 14 días posteriores al evento, de acuerdo con las directrices operacionales del CCRIF. El CCRIF continúa evaluando si las pólizas de exceso de lluvias (XSR) de sus países miembros fueron provocadas por las lluvias del huracán Irma. Es posible que los países reciban un segundo pago bajo sus pólizas de XSR. La evaluación de las pólizas de XSR tarda unos días más que la evaluación para las de CT, que se basan en el viento y la oleada de tormenta.

Pagos sobre las pólizas de ciclón tropical de miembros del CCRIF a raíz de Irma (US$) (9 de septiembre de 2017)

País

Pago bajo ciclón tropical por Irma

Antigua y Barbuda

6,794,875

Anguila

6,529,100

San Cristóbal y Nieves

2,294,603

Islas Turcos y Caicos

13,631,865

Haití

162,000

Bahamas

234,000

Total

US$ 29,646,443

 

Es importante señalar que tanto para Haití como para las Bahamas, sus pólizas de TC no fueron activadas por Irma. Sin embargo, los pagos que les corresponden a ambos países se basan en la cobertura de deducible agregado (ADC). Al inicio de este año de póliza, el CCRIF introdujo el ADC como una característica de póliza para sus miembros. El ADC representa un medio por el cual el CCRIF puede ayudar a sus miembros cuando las pérdidas modeladas caen por debajo del punto de vinculacion, pero donde se observan perdidas sobre el terreno.
 
Las pólizas paramétricas del CCRIF para los terremotos, los huracanes y el exceso de lluvias son contratos de seguros que hacen pagos basados en la intensidad de un evento (por ejemplo, velocidad del viento de huracán, intensidad de terremoto, volumen de lluvia) y el monto de la pérdida causada por dichos eventos calculada en un modelo pre acordado. Las pérdidas se calculan utilizando un modelo basado en la velocidad del viento y la oleada de tormenta (pólizas de ciclón tropical), sacudida de tierra (pólizas de terremoto) o cantidad de lluvia (pólizas de exceso de lluvias). Los niveles de peligro luego se aplican a la exposición gubernamental predefinida para producir una estimación de pérdidas. Los importes de pago aumentan con el nivel de pérdida modelada, hasta un límite de cobertura predefinido. Por lo tanto, los pagos pueden hacerse muy rápidamente después de un evento de peligro. Esto es diferente de los acuerdos tradicionales de seguro de indemnización que requieren una evaluación sobre el terreno de las pérdidas individuales después de un evento antes de que se pueda hacer un pago - un proceso que a menudo puede tardar meses.
 
Por lo tanto, una ventaja clave para los gobiernos al tener las pólizas del CCRIF es el acceso inmediato a la liquidez que resulta crítico para los países después del desastre. La comunidad internacional proporciona un alivio ex post, que puede tardar entre 4 y 12 meses para movilizarse. Los préstamos gubernamentales y las reasignaciones presupuestarias también requieren tiempo. Los miembros del CCRIF indican consistentemente que estos pagos rápidos son un beneficio invalorable de la membresía. Casi inmediatamente después de un evento, el CCRIF puede informar a los países si las pólizas se activaron y al ser así, el monto aproximado del pago. Estas infusiones de dinero en efectivo dentro de dos semanas después de un evento son fundamentales para la reparación inmediata y las actividades de recuperación.
 
Entre el año 2007 - cuando se formó el CCRIF - y 2016, la institución efectuó 22 pagos a 10 gobiernos miembros, por un total de aproximadamente US$69 millones, por sus pólizas de ciclón tropical, terremotos y/o exceso de lluvias. Estos nuevos pagos luego del paso de Irma llevan los pagos totales a casi US$100 millones. Cuatro de los países que recibieron pagos en virtud de sus pólizas de CT después de Irma - Anguila, San Cristóbal y Nieves, Islas Turcos y Caicos y Haití - han recibido pagos del CCRIF en el pasado. Este pago será el tercero para Anguila y el segundo tanto para San Cristóbal y Nieves como para las Islas Turcos y Caicos. De hecho, en 2008, un año después de la creación del CCRIF, las Islas Turcos y Caicos recibió un pago de US$6.3 millones tras los impactos del huracán Ike; en 2010 Anguila recibió un pago de US$4.2 millones por el huracán Earl; y en 2014, San Cristóbal y Nieves recibió su primer pago de poco más de US$1 millón bajo su póliza de Exceso de lluvias luego de un sistema de vaguada que pasó sobre la isla; en 2016 Haití recibió el pago único más grande del CCRIF hasta la fecha, de US$20.4 millones bajo su póliza de ciclón tropical luego del paso del huracán Matthew y también recibió un pago de aproximadamente US$3 millones bajo su póliza de lluvias excesivas. Haití ha recibido tres pagos del CCRIF desde su inicio - excluyendo el pago actual bajo el ADC.
 
Los gobiernos que han recibido pagos del CCRIF los han utilizado de diversas maneras para ayudar con el alivio después de los desastres, incluyendo: limpieza, tales como remoción de escombros y árboles caídos que a menudo bloquean caminos críticos, reparando infraestructura crítica, por ejemplo, carreteras y puentes; proporcionando apoyo presupuestario general, incluyendo cobertura de los salarios del personal de emergencia clave. Por ejemplo, tras el paso del huracán Matthew en 2016, el Gobierno de Haití informó que había podido ayudar a 1.4 millones de personas afectadas por el devastador huracán, con alrededor del 50% del pago del CCRIF, que ascendía a US$23.4 millones. Algunos de los usos de los fondos incluían: provisión de alimentos y refugio; compra de medicamentos, especialmente para niños; el desbloqueo de las carreteras principales y la compra de lonas para más de 18,000 casas en el sur de la isla.
 
Los países más pequeños, como los del Caribe y la mayoría de los pequeños Estados insulares en desarrollo con altos niveles de endeudamiento, ya no pueden permitirse el autofinanciamiento del riesgo de desastres. Los instrumentos de financiamiento previos a los desastres, como los ofrecidos por el CCRIF, son una parte clave de las políticas fiscal y de gestión del riesgo de desastres de los países - permitiendo a los gobiernos avanzar en la sostenibilidad de la deuda mediante la reducción de la deuda pública y las fuentes de inestabilidad macroeconómica, al obtener financiamiento rápido para la rehabilitación después de un desastre.
 
Acerca del CCRIF SPC: CCRIF SPC es una sociedad de cartera segregada, que es propiedad de, opera y está inscrita en el Caribe. Limita el impacto financiero de huracanes catastróficos, los terremotos y los eventos de lluvias excesivas en el Caribe y – desde 2015 – en los gobiernos de Centroamérica, al proporcionar rápidamente liquidez a corto plazo cuando una póliza de seguro paramétrico se activa. Es el primer fondo regional del mundo que utiliza seguro paramétrico, dando a los gobiernos miembros la oportunidad única de comprar cobertura de catástrofes de terremoto, de huracán y lluvias excesivas al precio más bajo posible. El CCRIF fue desarrollado bajo la dirección técnica del Banco Mundial y con una subvención del Gobierno de Japón. Fue capitalizado mediante contribuciones a un Fondo Fiduciario de Donantes Múltiples (MDTF) por el Gobierno de Canadá, la Unión Europea, el Banco Mundial, los Gobiernos del Reino Unido y Francia, el Banco de Desarrollo del Caribe y los Gobiernos de Irlanda y las Bermudas, así como a través de las cuotas de afiliación pagadas por los gobiernos participantes. En 2014, el Banco Mundial estableció un Fondo Fiduciario de Donantes Múltiples (MDTF) para apoyar el desarrollo de los nuevos productos del CCRIF SPC para miembros actuales y potenciales, y facilitar la entrada para los países centroamericanos y países caribeños adicionales. El MDTF actualmente canaliza fondos de varios donantes, incluyendo: Canadá, a través del Departamento de Relaciones Exteriores, Comercio y Desarrollo; los Estados Unidos, a través del Departamento de Hacienda; la Unión Europea, a través de la Comisión Europea y Alemania, a través del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo. CCRIF está celebrando su décimo aniversario este año - 2017.

Español

Nuestros miembros

Volver arriba